martes, 28 de julio de 2009

Sabor a Guitarra

Sabor a guitarra (La guitarra y yo)

El éter incesante de mis tiempos fugitivos
tiene sabor a guitarra.
Madre de mis dedos sufridos
de mi uña atormentada
que parecen espaldas sobre las cuales se agita
lacerante
la dolorosa cuerda de guitarra.


Mi palidez brujal con que cohabito
para asustar la sombra de la ausencia
tiene matiz de tapa de guitarra
con resonancia hueca
para albergar por siempre las palabras
que nacieron sonido
que nunca se hizo letra.

Mi mar de mirada,
con sus olas de llanto
se pueden esconder tras mis pupilas
resguardando mis penas dulcilineas
con cuerpo de culebra
que no te dicen nada si no miras
y si miras se cierra como puerta
protegiendo de extraños
su aroma de miel seca.

Mi silencio sabe a guitarra.
Aire templado y dulce
que adormece el sereno
a mis niñas llamadas fantasías
que suelen tener su tiempo de recreos
para vaciar en cuerdas
las danzas piel morena
de sus pisadas tibias.

Mañana
tarde y medio día
tiene enjuto cuerpo
de astilla de pino adormecido
que recuerda
y que me guarda
para mejores tiempos fugitivos
ese aire de guitarra
con sonar de volar adormecido
sabiendo a guitarra
porque su hermano he sido.

De la piedra

De la piedra vengo porque cuando hablo mis palabras suenan quebradizas
se parte mi rostro cuando esbozo una sonrisa
y mi orfandad milenaria suele encontrar en el sol
a más de amparo, una ardiente caricia.

De la piedra vengo porque estoy aquí más allá del dolor
mas allá de un latido eterno
que cuando vive, se derrumba,
y cuando muere, sedimenta.

De la piedra vengo.
Son de polvo mis cabellos
y se hizo la brisa para llorar conmigo sus llantos de tortuga
que mi madre, la Luna, quiso hacer caminante y navegante
en un mundo cambiante y sin fortuna
donde es un arte encontrar y conservar el amor
y robarle las mentiras
a la errática fortuna.

De la piedra
de sus polvos
de sus grietas
donde vive el vapor
y se guarecen las sombras
las pulgas
huyendo del calor
que todo lo derrumba.

De la piedra
vengo
vengo
y voy
voy.

Vuela y vuela

Vuela, vuela, vuela...

Me pregunto
si esa ave está libre
o sólo anda extraviada.

sábado, 11 de julio de 2009

Nueva sombra

Nueva sombra
mi corazón te adopta
arriesgando el infarto.

Poema Fiel

Mi poesía es un perro fiel
que persigue a mi sombre todo el tiempo
aguardando hasta el ocaso a mis descansos
para lamerse todas mis heridas

Se enferma muy seguido de nostalgia
pero jamás fallece

Se parece a esa muerte
que me está espiando en todas las esquinas

Cuando me desespero por su causa
le arrojo piedras huecas
la pongo en fuga por las largas avenidas

Se vuelve viento

Silva

Suena su cascabel emocionada
y hiere...,
hiere con el veneno cruel
de la dulzura

¡Fantasma!
¡Viejo fantasma!...,

no hay exorcismo, aquél, que te redima.

Y me volví poeta

Me volví poeta para simular sabia a mi locura
desde entonces cada murmullo enfermizo
se me convierte en arte

Los rayos solares son sordos
son mudos

El viento arrastra a lo lejos mis murmullos,
se los lleva hacia el mar
para lavar sus manchas en las olas

La peligrosa letra
compromete mi intento todo el tiempo
No me deja ser cuerdo
levantará la voz para acusarme
cuando vuelva de nuevo a la cordura

Me volví poeta
para vaciar mi pecho de locuras
y dejar mis cadenas
como un faro de luz
a los desesperados de la vida

¡Quién entiende a los hombres!...

Aman a los poetas
y vuelven dioses
a los que alguna vez crucificaron
por criticar sus vidas.

Una mañana ciega
me llenaré de luz
quizás entonces
empiece a hacer poesía
me volveré poeta
muy hondo y mas allá
de mi locura.

Perro fiel

Perro fiel
deja de lamerme
con tu lengua llena
de legendarias hambres

No me muevas la cola

Entre tu pelo
siempre habrá espacio
para alojar las pulgas de la pena.

Perro fiel

Más atrás de mi sombra
tu universo me sigue
y si me voy...
me ladra.

Batallas perdidas

Me ciegan las sombras

Mi universo de luz se desvanece lentamente
pierde todas las batallas

No me vencen las sombras...

Jamás nadie
le ganará una batalla
a la invencible distancia.

Mientras estemos vivos

Sin corazón tan caliente
el mundo sería un infierno
con llamas muertas de frío

Las llamas se apagan

Hay que buscar los cielos

De cualquier forma
encontraremos el modo
de inventar un frío invierno
y un caluroso verano

Todo

mientras estemos vivos.

Poema sin raíz

Poema sin raíz

Red que se revienta por todos los lados
para dejar que los peces
vayan a buscar algas
entre los corales desteñidos.

Todas las ventanas están abiertas
para contar al hombre
lo que las puertas callan


Universo de letras
que viene de todos los rumbos
donde viven murmullos argüenderos.

Perdido en mis extravios temporales.

El ciclo se aburre mil veces
sobre la playa eterna

Tiempo _____ muerte

Si no fuera por las rutinas
mis veranos jamás habrían nacido
y mi soledad sería
un evento innecesario.

Tiempo _____ muerte

dos suspiros me nacen
y un tercero me mata para siempre

Nadie me encontrará de nuevo
entre las rutinas cotidianas

Mi soledad se vuelve
un evento verdadero.

la inpresencia

Cállate canto mio
deja que el silencio se vuelva dictadura
Entre las estrellas un hoyo negro
sigue llorando su inpresencia asesina

Me confunde la vida
cada quien desprecia
un atributo suyo

Cierro los ojos
y la nada se vuelve
un suceso importante.

Luces de petróleo

Son bufidos nocturnos que se marchan como vientos

uno tras otro
uno tras otro

Las luciérnagas han muerto
la noche sigue viva aún
con sus luces de petróleo.