martes, 19 de abril de 2011

Quiéreme tú

Quiéreme tú

Deja manar un gesto enamorado
libre de caridad
libre de carnes y desechos
de la misericordia que lastima

Quiéreme tú

Deja manar el fuego entre tus manos
Que tus labios, mi ardor,
se beba en las heridas
porque la llaga sangra
y el pecho se me explota
extrañando los fuegos
que alimentan la vida.

Quiéreme tú

Que se escuche mi nombre
mezclado entre un anhelo
que celebre mi cuerpo
desnudo como el cielo

Que me convierta en fuente
Perfume de cascada
Hoja verde que exhibe
rocío de madrugada.

Quiéreme tú
profanando mi puerta
bebiendo mi saliva
que espera carne y fiesta
para sentir la vida.