martes, 25 de enero de 2011

me consumo en tus ojos
como néctar exótico
mientras mis manos te consumen
muerta en tu desnudez
quizá vencida
quizá deificada
mientras tu última lágrima
se consume
y te olvida.