martes, 25 de enero de 2011

ellas nos ven y se fugan.
Tras sus pasos muere fresco el aliento,
y una que otra ilusión
se vuelve fantasma
de la habitación sombría.