lunes, 27 de septiembre de 2010

No hay un lejos de ti.
En la distancia,
los fantasmas me despiertan con los gritos
de su esperanza muerta
y su mirar perdido
cargado de preguntas
que no esperan respuestas.
El cristalino encanto de la vida
se ha vuelto erial lleno de cruces
donde se está a resguardo
con un disfraz de sombra.