lunes, 31 de mayo de 2010

tanto brillo quema las pupilas
tanto ardor agobia los respiros
son candentes los suelos
que atormentan los pasos
como pago por el precio de la vida