domingo, 3 de enero de 2010

Monumento callado

Monumento callado

Endurecido desde el cuño hasta el castigo
guarda las horas en el pecho acrisolado
donde no hay corazón
y es tan común el bronce confundido.

Monumento callado

Mirar las horas desde un mundo que se ha enfriado
fierro sin velo, que inclemencias ha sufrido
vida sin viento que jamás ha despertado
mar de recuerdos que se mueren en el frío.