sábado, 16 de enero de 2010

Mientras miro el hueco de luz
tú adormeces arrullada
frente a la viva pantalla
Un minuto se muere de tristeza
por los ecos perdidos
tras el silencio fiel
que sella nuestros labios
En el tiempo, todo quedó escrito
y explicado