domingo, 14 de noviembre de 2010

Entre Paz y Sabines. Una tarde de Otoño ya inexistente.

Ya no recuerdo cuando, pero era...
era una tarde de esas que se visten de sábado,
aunque bien pudo haber sido
una tarde de viernes,
despojada de su hedonismo carnal,
sujeta
a la brida dorada de la poesía.

Debió haber sido en el Auditorio Nacional.
ése que a veces no llenan ni las estrellas de utilería de la narcopantalla televisiva.

Era tarde de poetas.

¿Cuantos pasaron a leer sus obras?
...ni los recuerdo siquiera.

Sólo sé que esa tarde leía Sabines
y la poesía alcanzaba auditorios "casi futboleros" por el lleno completo.

Iniciaba Paz la lectura de su octavo poema
con esa voz quebrada, nasal y perezosa
característica del intelectual orgánico preferido del sistema
 cuando empezaron...
primero los aplausos;
luego los silbidos.

Paz se interrumpió molesto.
Pero nada silenció a las multitudes.
Tenían hambre de poesía y de poeta.
Pero no de poeta de mármol
ni de poesía monolítica.

Poesía viva
de esa que anda merodeando por las plazuelas cuando se extravía a ratos
para desperezarse de los corazones empalagados.

 Los silbidos ocuparon todos los nidos de los ecos:
Seguía Sabines....

Paz recogió sus hojas
y por fin se marchó;
 y Sabines vino hacia las luces
caminando con un pedazo de luna en el bolsillo,
y una poesía expuesta
como en puestos de tianguis
a lo largo de sus largas avenidas de palabras
como calles de ciudad llena de voces y luces,
desde donde el oyente se daba permiso de soñar
y de encantarse
con las imágenes de los espejos
de su mundo de cristal..

Se perdió la cuenta de cuantos poemas leía entre aplausos y silencios.
Al final de cada uno
el griterío se generalizaba.

"¡Otro! ¡Otro!"...

...y fue otro...
y otro más.

Hasta que la tierna nostalgia cumplió sus primeros segundos de vida
y  se volvió vieja.

La figura del poeta se esfumó tras la cadencia de sus pasos.
Y el monstruo de mil corazones apaciguados
se resignó a esperar
sumido sumido ya en la espera;
y los labios humedecidos
a resucitar  en el tiempo perdido
con el elixir
del más dulce de los encantos.
He vuelto, sí...
veo mis manos tan atadas a mis brazos
ocupadas en juntar palabras a propósito; y me digo:
he vuelto, sí:
he vuelto.

Cuesta volver.
Los pensamientos son como un vuelo de gaviota
a los que el viento puede llevar a cualquier sitio
si no se tiene nada parecido
a esa hoja de ruta que vive en los recuerdos.

Y ahora que vuelvo...
como cascada se contienen los recuerdos
¡Tantos hay!
Desde aquél que viene por la noche
entre la voz cansada de la abuela
leyendo cuentos
los que tanto le gustan
y que lee siempre de una manera distinta.

Luego...
la transformación
de ese rostro precediendo a la cola de caballo
que ha dejado de mirar
con mirada de niña
para mirar extraño
como si la vista fuera un viaje
que se fuga del planeta
y se refugia en la luna
con sabor a nieve de leche azucarada.

En ese mi he vuelto
me surgen tantas ideas nuevas y viejas
aglomeradas como un palpitar que espera para tomar su turno en el pecho
y producir su línea
en la página blanca
que se presta para todos los encantamientos cotidianos.

Espera también la nota del viaje.
El callejón oscuro por donde se sumerge el alma
más allá de los recuerdos
rumbo a esas aguas plateadas
de singular espuma
y transparente oleaje.
Entre el ir y el venir de los latidos que quedan
reuniendo entre mi yo
todas las puertas disponibles
en el breve universo que se bebe mis pasos
y no deja hueco ni un segundo
ni un microsegundo.

La única ventaja del volver
no es por mí
es por ti.
Vuelvo para tus ojos,
tus oidos...
para tu lecho y para tu pecho.
Para ver tu sonrisa
y que el volver se convierta en un milagro
que conjure lo eterno
y empalague el besar de cada día.

He vuelto. Sí.
Se posterga mi viaje.

lunes, 27 de septiembre de 2010

¡Qué pena!...
Hoy puede más el miedo
que la tarde de abril enamorada.
En las miradas se derrumba la confianza
husmeando los espacios
en busca de una bala.

Qué pena...
La vieja calle abierta
con sus ecos de pasos
con sus risas y besos
se desmerece sola
entre muros desiertos
y aceras tan vacías.

Es un tiempo que pasa
es espera
es una larga noche
tan larga que no acaba.

¡Qué pena!
Se marcha solo el tiempo
por veredas extrañas
la espera va muy lejos
camino de la nada.
Ente tú,
yo,
y la noche...
ha nacido un misterio
que se relame entero
protegido entre muros.

La soledad perversa
lanza los borbotones de suspiros,
mientras la calle vieja,
sus soledades mudas,
ha convertido en manto
-sigilosa tiniebla-
que nos resguarda el nido.

Entre tú,
yo,
y las horas melosas
de sudorosas pieles,
se ha tejido un misterio
de muy frágil vestido.
No hay un lejos de ti.
En la distancia,
los fantasmas me despiertan con los gritos
de su esperanza muerta
y su mirar perdido
cargado de preguntas
que no esperan respuestas.
El cristalino encanto de la vida
se ha vuelto erial lleno de cruces
donde se está a resguardo
con un disfraz de sombra.
Se cruzan las voces en las calles
nadie pregunta
en un tiempo en que sobran las respuestas.
Las imágenes se han vuelto horrores sin museo
exhibidas
en cualquier banqueta ardiente
de cualquier pueblo olvidado.
Los perros lamen la sangre
y las puertas se cierran
ante el paso de sombras.
Sólo el canto infantil se asoma a veces
para emitir con su voz dulce
la letanía que aleja los temores
con la canción de cuna.
Nadie pregunta
la pregunta se ha hecho innecesaria
para tantas respuestas
descompuestas al sol
entre moscas golosas
y su banquete humano.

martes, 15 de junio de 2010

El paraíso aún funciona:
se marchan los calores y regresa la lluvia
más adelante flores y los cuencos de fruta
impostergable magia que colma los sentidos
que parece inmutable
ante tantos agravios

El paraíso aún funciona
por doquier se levantan los muertos
se descosen las crisis
y vuela la miseria

Entre la ventisca de lluvia ácida
el amor sigue buscando pechos
y la sonrisa rostros preocupados

el paraíso aún funciona.

Solo

Me he quedado solo,
con algunas palabras,
con algunos intentos

Los sentimientos sienten la red y se fugan

Los viejos ropajes del amor no quieren ropa nueva

Estoy solo, solo aquí, y huérfano de magias
las mejores palabras padecen con mi agobio
y el susurrar interno se ha vuelto paleta de limón
por lo agria y congelada.

Verdaderamente estoy solo,
y en esta soledad
debo reconstruir
mi intento de poeta.

lunes, 31 de mayo de 2010

tanto brillo quema las pupilas
tanto ardor agobia los respiros
son candentes los suelos
que atormentan los pasos
como pago por el precio de la vida
el inclemente sol ya la fustiga
la persigue en la losa
la arrincona en la esquina
mas la sombra ingeniosa
se escabulle entre poros y rendijas.
los portales alojan a las sombras fugitivas
esas que se beben entre suspiros de martirio
las que huelen a tierra
y espantan a los vientos ardientes
con su cúpula en forma de abanico
los minutos avanzan
cada rayo de sol hiere la vista
entre dos muros
y una calle congestionada
me veo transitar alegremente
sin que nadie me venda una sonrisa

domingo, 23 de mayo de 2010

Mi lenguaje de Lunas

Mi lenguaje de lluvias y mares
de cielos y lunas brillantes
de barcas cautivas de tórrido oleaje
tomó vacaciones

Hoy me levante besucón
meloso hasta el colmo de la dulzura
empalagoso como el dulce de jobo
y embriagador como el mezcal almendrado

En mis manos florecieron sus capullos
y entre sus piernas brotó el agua de fuente
mezclado con el lirio insistente de mi huerto
surgieron primaveras y veranos
y el corazón dio brincos como esfera.

En el minuto

En el minuto miro y pienso
cierro los ojos y dejo de pensar
pero..., pienso
En el minuto registro mis latidos
los recuerdos
te doy un beso
te hago el amor
te compongo un poema
En el minuto reflexiono
al escribir y al leer
que el minuto se consume
independientemente de que piense
haqa o no haga
El minuto corre
nada lo detiene
es cuenta implacable que no espera un minuto
ni da un segundo atrás.

viernes, 16 de abril de 2010

tímida llovizna

Las primeras gotas de lluvia se hacen presentes en la ciudad. Entre el eco de los pasos y las congeladas huellas de las gotas la gente no corre para buscar refugio, continúa su camino apresurando el paso. Las calles se enmorenan levemente a causa de las nubes que están sobre ella provocando la lluvia, pero se alcanza a ver todavía el panorama citadino a lo lejos, el velo de lluvia no se teje aún con fuerza. Sobre la banqueta admiro los granitos de hielo que acompañan a las gotas en su caída y los parabrisas de los autos muestran las huellas del goteo en la perforada superficie de polvo que exhiben el dibujo de las gotas como si las hubieran perforado. Los perros caminan por la acera con la cola entre las patas y las orejas caídas, apresuran su paso como si tuvieran un rumbo predeterminado y no las amplias calles en donde consumen todas las horas del día buscando algo de comida. De repente la llovizna cesa. Aparece entre las nubes el sol pintando en su lado opuesto un endeble arco iris, por ahora el chubasco ha fracasado sin cubrir sus anhelos de torrencial precipitación, miro la la nubecilla desde mi acera humedecida y le doy ánimos como si fuera un bebé que empieza a ensayar sus primeros pasos: ya vendrán tiempos mejores le digo con el pensamiento. La tarde parece comprender y responde con unas suaves ráfagas de viento fresco que se eleva a las alturas en pos de la breve nube que ya se mueve hacia el oriente llevando su aviso de estación en crecimiento.

martes, 30 de marzo de 2010

desde la cruz, herido,
el moribundo mira las consciencias
como playa de arenas
que lo quieren librar de su anhelada agonía

desde los pechos
el corazón palpita arrepentido
con sus migajas con sabor a vinagre
y su mortaja al hombro
en espera
de su juicio final

del mundo brota unido el llanto
olvidando los cardos, las heridas,
porque es suya
la causa del doliente que agoniza
queriéndolos salvar
de su propia encrucijada

Santos días de duelo
que culminan el ritual
de la pasión
en espera
del sábado glorioso
de la resurrección
que devuelve la alegría
de no pensarse muertos
concluyendo la vida.
entre las calles los muros y el silencio
se vuelven muros de templo
para los hombres que caminan meditando
lo ineludible que es
vivir sin pecar

domingo, 28 de marzo de 2010

Domingo de Ramos.

El Universo brilla con toda intensidad
nacen y mueren estrellas
se confrontan las fuerzas en la galaxias
los hoyos negros siguen siendo extraños
provocando conjeturas
Aquí
entre los hombres
una parte se duele de sus culpas
se limpia
se arrepiente
renueva sus entuertos para la cruenta lucha
En el interno colectivo
se consiente
que uno sólo se ofrezca por las culpas.
alma
dame
una
luna
vieja
para
decir
algún
poema
lunar
sin palabras miro el papel
los segundos pasan
mientras pienso en el amor
...sólo acude tu nombre.

lunes, 1 de marzo de 2010

mudanzas

...te dije te quiero
una tarde en que el sol latió rayos de plata
Yo era una nube gris
Tú eras un canario olvidado por el verano.
Así te dije te quiero
después te desplumé en mis manos
sombra tras sombra
desde mi cuerpo se llenó tu cuerpo
el sagrado semen te convirtió en diosa;
y el parto, en esclava.
A mí siempre me ha llamado el viento
y una noche callada
mientras al silencio lo asolaban los chillidos
me volví búho misterioso
salteador de los pinares erguidos bajo la luna blanca
desde donde atisbaba la cañada
que lleva a los tugurios de la ciudad cercana.

Cuando me volví búho tú te volviste llanto
quejido de mi ausencia
voz que me persiguió por las veredas, reflejada en la luna:
me llamó
y volví
Cuando limpié mis pasos en tu puerta
me animaban los ecos de tu llamados viejos
Dentro de tu morada
para mí era el silencio.

Tú eras Madre
encontraste tu motivo y tu razón;
Yo era el fantasma
que te dijo te quiero en una tarde en que el sol latió rayos de plata y tú, un canario olvidado por el verano.
Tomé mis sandalias y enjugué mi frente con la brisa de otoño antes de hacerme viento
Aún hoy espero una llamada reflejada en la luna,
mas desde mi partida...
sólo me persiguen los silencios
y mis locos soliloquios.
El diálogo de una cuerda se pierde después de un instante
la mano espera
el cuerpo dispuesto está a continuar con la magia
es sonido espera
el canto espera
la eternidad sigue su curso
y la cuerda cesa su danza aulladora
conjuradora de huecos vacíos
la mirada pierde el hilo de las cosas
parece que todo muere en el diminuto silencio
que goza su instante de ser estelar
el dedo pulsa
aprisiona a la fuente del quejido
y brota el encanto
Se fabrica el recuerdo y el llanto
de la aparente nada del invisible sonido encantador de serpientes
el diálogo de la cuerda que vuelve a latir
se lastiman con el viento una a otro
en ese mar de ecos que mide la eternidad ininterrumplible
para volver a callar
muerta
presa de su vocación de hilo mudo.

las nubes

las nubes amor,,,
 las nubes...
las nubes nos miran
la desnudez se baña con un copo de nube
el cielo está límpido
y tus senos se deforman
al confrontar mi pecho

las nubes amor, las nubes

miércoles, 20 de enero de 2010

...me buscas
...me llamas
y nuestro viejo encuentro se renueva

Cada cosa en su sitio
allá
tu universo perfecto
de presencia  serena
a  la mirada clara

Nuestro secreto existe
entre cuatro paredes resguardadas
donde no salen vientos
ni destellos de luz
para extrañas miradas.

cuentas las tardes viejas
con hileras de canas;
son poemas los besos
las caricias
las llamas
sigues siendo esa niña
que goza ser amada

es, el  nuestro, universo
que a solas se reclama
que existe de repente
más allá de las puertas
y miradas extrañas.

Pavesas estrelladas,
en el breve paisaje,
con corazón azul
sendero circular
Consumiendo los gases
para lucir destellos

Más allá de las sombras
donde no hay despertar
el universo luz
deslumbra
la pupila despierta
ignorando penumbras.

sábado, 16 de enero de 2010

el canto a ti, que sobrevives mil esperas
en tu mundo de luz, ilusionada
En tu rostro aletean los recuerdos emigrantes
que siempre se esperan con la primavera
como flores de sol
reventando entre las lluvias
para evocar la calma.

es bueno verte ( a un retorno inesperado)

es bueno verte
Intensas nostalgias abonaron la espera
las preguntas se hicieron un telar
para cubrir el frío de tu ausencia

Me veo aquí
de nuevo reflejado
en el dulce portal
con la saeta presta
sobre la faz que espera
algún verso extraviado
buscando primavera.


Mientras miro el hueco de luz
tú adormeces arrullada
frente a la viva pantalla
Un minuto se muere de tristeza
por los ecos perdidos
tras el silencio fiel
que sella nuestros labios
En el tiempo, todo quedó escrito
y explicado

jueves, 14 de enero de 2010

los gorriones y el sol

los gorriones vinieron,
álgidos desde el cielo
sus trinos matutinan,
algún rayo de sol
les sorprendió en el cielo.

inventamos

Inventamos -dicen-...,
cuanto la luz nos dona
detrás de las pupilas;
yo te miro, y no creo
Tu belleza es total,
mayor que mi caudal de fantasías.

sábado, 9 de enero de 2010

viernes, 8 de enero de 2010

fronda

me dice el alma:
-¿dónde estuviste
cuando las horas se bordaban en mi manto
y las palomas me invitaban desde el cielo:
dónde estuviste?...

los frutos se departen en la mesa
las tardes se cobijan de la noche
entre el palmar que duerme enternecido
y la mirada de la vieja
que a lo lejos reconoce
sus fantasmas más queridos

yo, viejo paso vacío
salpicado de mil rondas
tras mil lechos temporales
me revuelvo en mi propio remolino
hacia la nube que espera
para ser lluvia conmigo
y regocijar la fronda.

la guitarra de hoy


Celebro tu mañana.
antes de ayer
 tu corazón gemía espasmos repetidos
breves, dulces encantos
pero hoy eres como ese cielo
que a cada instante modifica sus fantasmas ahumados
con bruma de algodón.

desde mi puerta entre abierta
miro llegar tus blandos aleteos
y tantos mirlos te persiguen
como pistilo miel de los sentidos

Celebro tu mañana
que es un copo de ayer
melancolico y dolido
que se queda poblando de nostalgia
tantos nuevos caminos
tantos nuevos sonidos.

Danza Española número 5 y belleza

la función

a veces no los vemos
son parte de ese miserable paisaje
que se muestra impresiso
liberado del hábito inducido
por la televisión
instrumento condicionador de sorpresas de nuestra época
a veces no los vemos
pero están ahí
con su disfraz de bohémico
y su sonrisa simulada
tras la palabra que se dilata y dilata
hasta hacernos romper nuestras evasiones mentales
y surge la voz vocalizada
y los gestos teatrales
¡Somos público!,
de cualquier forma,
somos público;
y ellos, los dramaturgos
los poetas.

El Arte se desparrama ante los ojos
dura un minuto
entre comezón y comezón
la trama
el fondo
y la risa que antecede la mano para el generoso pago
de la breve función.

Poesía Pura.

En  el barroco se  llegó, dentro del ámbito de la música, a degenerar el sentido musical profundo,  en pos del exhibicionismo, casi malabarístico, de los intérpretes, creando una mecánica dentro de la composición, más interesada en exponer los dotes de éstos, para asombrar a los auditorios, que en la riqueza y contenido de las obras. Tal exceso y desviación del arte musical inspira a los compositores para efectuar un cambio y devolverle a la música misma ser el motivo y razón de su práctica como arte.

Algo similar sucedió con la poesía,como una reacción contra el romanticismo decadente que, había convertido en tópicos retóricos las auténticas esencias romántica. Surgen, a mediados del siglo XIX, diversas teorías de lo que denominarán Poesía Pura. Unas la proponen como la  preponderancia musical en el lenguaje poético; otras equiparan la pureza poética a fusión de fondo y forma; para otros la poesía equivale a un estado místico.

Los poetas puros destierran del alma los elementos descriptivos: lo pintoresco, lo narrativo, lo anecdótico; rompen los enlaces del sentimiento normal con el mundo circundante. Despojan a la poesía de esa veste que es la retórica y hasta la privan de la carne y sangre para quedarse con la médula esencial.

Poesía pura es lo que permanece en un poema después de haberlo desnudado de cuanto no es poético.
No aspira a despertar en el hombre sentimientos ni emoción, sino suscitar un clima musical mediante la fonética del lenguaje.

DORABA LA LUNA EL RÍO

Doraba la luna el río
-¡fresco de la madrugada!-
Por el mar venían las olas
teñidas de luz del alba.

El campo débil y triste
se iba alumbrando. Quedaba
el canto roto de un grillo
la queja oscura del agua.

Huía el viento a su gruta
el horror a su cañada;
en el verde de los pinos
se iban abriendo las alas..

Las estrellas se morían
se rozaba la montaña;
allá en el pozo del huerto
la golondrina cantaba.


Juan Ramón Jiménez.

lunes, 4 de enero de 2010

Espejismos pluviales.

Amor de vieja:
beso de lluvia
vuelto pupila llorosa
desde el frío asfalto.

Luz que titila sobre el fango
en la noche sombría.

Los sueños
suelen ver cometas
en el alumbrado público

domingo, 3 de enero de 2010

Amor

Amor, es un recuerdo tan lejano,
como pasos de niño
persiguiendo los globos que han partido
hacia el cielo de abril ennubecido.
.


Amor es cielo
agua
viento
suelo
Sencillo respirar
entre un abrazo que se espera
y un beso que se convierte en paraiso
desafiando  batallas venideras.


Amor  
Cielo en mis brazos
que se retuerce entre los gozos suspendidos
entre la boca etérea
donde un poema se regala a los suspiros.


Mi paso adverso lo combato con la rima
mi despertar en un mañana sin esperas
vuelto fuego desnudo
quiero tus alas para hacer más primaveras.


Amor.

Monumento callado

Monumento callado

Endurecido desde el cuño hasta el castigo
guarda las horas en el pecho acrisolado
donde no hay corazón
y es tan común el bronce confundido.

Monumento callado

Mirar las horas desde un mundo que se ha enfriado
fierro sin velo, que inclemencias ha sufrido
vida sin viento que jamás ha despertado
mar de recuerdos que se mueren en el frío.