jueves, 31 de diciembre de 2009

El Invisible Amor.

El poeta bobo se va a los jardines para ver a las parejas
busca el retablo preciso para cantarle al amor.

La ve frágil, con su vestir holgado
predispuesto a los vientos
Lo ve erecto, como fiel obelisco que sujeta los vientos en su talle.

Ahí, entre la espera de mayo,
las flores aguardan su retorno.

Ella se suelta y corre
hace que parte pero vuelve
Siempre vuelve.

Él finge que le duele la ausencia
increpa a voces tras los vientos helados
y abre los brazos para volverse nido de paloma.

El amor.

¿Qué es el amor?

El año viejo se marcha
uno nuevo se esmera, vestido de esperanza.
Más allá de la esperanza,
de la angustia,
viene ese anhelo del mañana,
del paso por la calle
navegando amaneceres y atardeceres.

Fingiéndose armonía
pasa el viento
esparciendo con alas
al invisible amor.