martes, 27 de octubre de 2009

Afuera Llueve

Afuera llueve
los neumáticos me cantan su coro de partidas
salpicándome el alma postrada de deberes.
Afuera llueve
llueve suavemente
melancólicamente

Me imagino tus pasos huyendo de las brisas
o cobijados en el techo de algún café
degustando una tertulia para desmoronar los sentimientos.

No, no lo dije ni lo pienso.
Ni siquiera quiero pensarlo
no me cabe en el alma el pensamiento
de que, salva de brisas
pudieras estar en algún motel
con las piernas entrelazadas a un amante furtivo
robándole calor para apagar tus infiernos.

Afuera llueve:
hay mundo y hay vida;
como bacterias se multiplican los eventos
donde todo sucede
mientras transcurre el día.