miércoles, 30 de septiembre de 2009

Vienes sin besos

Vienes sólo como ojos
porque tus labios son de metal:
brillan...
lucen...
pero asesinan todo
con un beso.