sábado, 22 de agosto de 2009

Inercias

Los veloces caminos de los carros
se me han quedado internos,
permanentes...,
como si fuera ciudad (este cerebro)
donde habita la gente.