lunes, 29 de junio de 2009

Quiero

La inquietud me mata, me mata...
me mata como el oxigeno incendiado
como el sol me mata toda luz en la pupilas si lo miro de frente
me mata como me mata todo rescoldo torneado de la pura fantasía
después de mirar un platillo volador como comal en la cocina.
La angustia me mata, me mata..
Quiero hacer
quiero decir
quiero abollar mi cama con bostezos
quiero apagar los brotes de mis rosas con cubetazos de agua
atrapar al viento con alas de gaviota desquiciada
y borrar el ocaso de un plumazo,
de un plumazo de rollo de película tecnicolor...

Quiero hacer quiero decir.
ansias tengo de pararme de mi sillón de mimbre
cometer el desafío de cruzar los pocos metros que me separan de la puerta
y ya parado en su borde
para que me vea el mundo
abrir anchos los ojos
llenar de viento el pecho
y pujar... pujar fuerte
como mujer pariendo al primogénito producto de su vientre
para sentirme contento contento
y dejar de estar inquieto, desvelado por todos estos "quieros" tan absurdos
que me atormentan por la tarde
por la tarde
por la tarde
y no me dejan disfrutar
de mi sabrosa siesta.

Quiero
Quiero.