sábado, 27 de junio de 2009

Para

Respondo si preguntas
si preguntas inquieta
las preguntas que antaño
no encontraba respuestas.

Que si a este amor tan nuestro
le hacen falta más siestas
que si acaso los besos
que nos faltaron, pesan...,
si aquellos nos te quiero
le faltaron más fuerzas.

A un amor como el nuestro
las tumbas no le sirven
para ser almas muertas.
Si acaso,
los ocasos
las noches estrelladas
con una luna llena
y alguna nube blanca
que se presuma quieta.

Somos brisa de playa
que siempre está en pereza
que juega con las sombras
y la marea vieja.

Para un amor de hamaca
sobre playa serena,
apenas aire tibio
y alguna tarde quieta
con vista hacia la playa
con su arena revuelta
como guardando huellas
y algunas noche inquieta
que se volvió refugio
de algún baño de estrellas.

Para nosotros, mi alma...,
ya no bastan las puertas
nos hemos vuelto viento
nuestro aroma dispersa
aleteando en el tiempo
tantas lucidas letras
que te cantan, amada,
y que te vuelven fiesta
que te vuelven romance
las mil coplas compuestas
cada noche en que tarde
te adoró tu poeta.