sábado, 6 de junio de 2009

Papelito chino

He andado perdido en la Alameda.
Sí, perdido...
Como se pierde un gorrión entre las ramas,
o una araña submarina, en una fuente vieja,
esperando que las moscas
agoten su adicción al delicioso oxigeno.

He andado caminando como autómata
con los bolsillos llenos de monedas
y los pensamientos llenos de esas palabras tuyas
deliciosas y alegres.

Los teléfonos públicos se han vuelto cosas obsoletas
como obsoletos son los cantos de poetas
en una noche oscura
cobijado por olor de trementina
de algún pino obcecado
en su afán increíble de volverse bosque.

He andado perdido largas horas
como única referencia de mis largos caminos
el papelillo aquél que no es poema
sino presagio chino oculto en la galleta

"Esta tarde, es hora de empezar algún romance"
dice la absurda letra.

Has partido en pos de una mentira
bisutería apenas
para llenar la tarde de sonrisas.