domingo, 12 de abril de 2009

tormentas

Envuelto en los vientos tibios
y los mares de todos los océanos
un pequeño verso navega
aferrado a la suerte
para hacer de sus rumbos
un regalo.

El temporal no sabe de ternuras.