domingo, 12 de abril de 2009

La tumba

Fría tumba.
Lamiendo tus dedos
me fui buscando tu senos marchitos
la tierra tembló al sentirme
los cielos se llenaron de vapores
luego vino la lluvia.

Mármol blanco
qué suave se desliza el hielo
sobre tu reluciente granito.