miércoles, 18 de marzo de 2009

Sequía I

Dormimos juntos
su frialdad me contagió con todos sus silencios.
Era un árbol sin aroma de resinas
que se robaba toda la humedad
de mi precario otoño.