domingo, 29 de marzo de 2009

La dueña de mis manos. (Yo y la Guitarra)

Quiero una caja por tumba
de pino de noble tierra
para que un canto profundo
les deje cuando me muera.

Cualquiera diría que estás muerta
o que eres mi cubierta para tumba
pero ambos sabemos el secreto.
¡Somos amantes!

Más allá del silencio
más allá del santuario
que a nuestro amor secreto
le captura.