jueves, 26 de marzo de 2009

Kukumbaya

Viento llenos de notas en latidos
música que se llena de preguntas
nostalgias amorosas que rebotan en el hueco
de los viejos momentos encerrados
en la cárcel eterna de lo que ya no vuelve
y que se ha amado.

Olor a mujer morena recién bañada
que perfuma su cuerpo
con las flores más dulces
y las tardes más largas
donde los vientos locos
van desairando puertas
por las calles calladas.

Rumor de mar enternecido.
Flama de vela quieta.
Tiniebla que se vuelve templo
de los breves encuentros
de los cuerpos que se aman.

Kukumbaya

Imposible evadirse
de tu cuento sin hadas.