domingo, 21 de diciembre de 2008



¡Oh lluvia encantadora!
Sabes como volver un espejismo
el paso de los hombres por la vida.