lunes, 1 de octubre de 2007

Muere el Silencio

Entre la oscuridad se muere mi apacible silencio
con sus ropas desgastadas en olvidos
y sus ojos tan poblados de recuerdos.
Mudo, viejo y olvidado...,
con los puñales sobre un pecho compungido
y las promesas en las manos arrugadas.
Viejo de tiempo; sin pesares...
Huerto de frutos nunca habidos,
se ha colmado con olas de los mares
en un suave vaivén que va al olvido.

Entre los barcos que en el fondo del abismo
tesoros guardan en anhelos incumplidos
yace,
muere,
el silencio
de lo que se ha vivido.