lunes, 1 de octubre de 2007

Mirando dentro de las nubes

A veces miro dentro de las nubes para encontrar algún pensamiento,
algún recuerdo,
algún ensueño,
algún anhelo que no ha muerto.

Mirar los cielos y preguntar al silencio -talvez divino-
las razones del tiempo y circunstancias con que envuelve a la vida.

Preguntar las dudas vanas
-quizá mortales-
del porqué y del para qué estar aquí.

Me responde siempre el silencio...
quizá para dejar que cualquier respuesta
se nos vuelva siempre verdad, total... ¿qué importa?,
si al final,
las preguntas serán envueltas
en la tumba eterna de los silencios
y los silencios continuarán siendo mudos
a la eternas preguntas.

Así son los silencios.

Únicos en misterios,
y bastos, en recuerdos profundos
que se acumulan en el breve espacio
que alberga a cualquier pregunta.

Quizá el silencio esté aquí
para que no hagamos preguntas
y solo alimentemos la vida con recuerdos,
esos silencios que unas veces quieren volverse murmullos
y que otras veces quieren volverse lamentos
y que a veces... resulta mejor dejarlos volverse silencios,
eternos silencios,
hijos y hermanos del gran silencio
que se vuelve página de un libro cerrado que se llama a si mismo:
"la voces de los silencios".